Mostrando 1 - 28 de 28

Dale que dale a la lengua sin parar, porque millones y millones de palabras viven dentro y fuera de nosotros y nos describen infinitas imágenes simples, complejas, situaciones y hasta una vida entera. Conocerlas para comprenderlas, para construirlas, para componerlas, conocerlas para expresarnos en un juego sin fin.